Herramientas para el crecimiento de las PYMES

El escenario de cambios constantes exige y exigirá de las PyMEs un cambio radical en su gerenciamiento para poder competir con éxito.

economia-r3El artículo anterior tenía como objetivo primordial repasar juntos algunas de las claves que deberán tener en cuenta para administrar con éxito sus empresas. Hoy trataremos de enfocarnos que pasa en el mundo de Hoy. Consideraremos algunas cuestiones para una mejor y adecuada gestión de sus negocios

El cambio acelerado de hoy vuelve obsoletos, con mucha rapidez, los productos, los servicios, las tecnologías y los procesos de las empresas, lo mismo que los conocimientos, los sentimientos, los valores, las habilidades y las experiencias de las personas. Por lo tanto, la adaptación creciente al cambio debe concebirse como un proceso de aprendizaje personal y organizacional, integral y permanente.

El éxito hoy en día en el mercado, está en el cambio proporcional y directamente vinculado con tres variables:

• El conocimiento que pueda aplicar una organización.

• Con la rapidez con la cual pueda aplicar ese conocimiento.

• Con la rapidez con la que acumule conocimiento.

¿Cuál es, entonces, la actitud de los empresarios frente al cambio organizacional?

Como punto de partida para plantear su modelo de construcción del futuro empresarial, la respuesta que los empresarios le han dado al fenómeno de la globalización de los mercados los ha dividido en tres grandes grupos:

• El primer grupo piensa que no es necesario cambiar. Están convencidos de que lo que los llevó a ocupar el lugar donde se encuentran será suficiente para llevarlos al futuro y no es necesario realizar el cambio organizacional.

• El segundo grupo no se queda con la fórmula del éxito pasado y piensa que es necesario mejorar continuamente la estructura que tienen. Tratan de fortalecer sus operaciones actuales para mantener la lealtad de sus clientes y mercados.

• El tercer grupo mira el futuro y piensa que es necesario crear un nuevo escenario competitivo.

Ellos creen que, aunque mejoren todo lo que ya existe, no será suficiente para sobrevivir a un cambio radical en los mercados, en las necesidades y deseos de los clientes y en los acelerados cambios tecnológicos. Este grupo trata de imaginar cómo serán los clientes del mañana y cuáles serán sus necesidades, porque están seguros de que serán diferentes.

Como el primer grupo desaparecerá muy pronto, la pregunta es:

¿Cuál de los otros dos enfoques es el correcto?

La respuesta es “ninguno” y “ambos”, lo cual quiere decir que ambos enfoques son correctos, pero ninguno es suficiente, ni efectivo, sin la interacción con el otro. Ambos enfoques deben activarse para que la organización pueda mantenerse y crecer en un mercado globalizado, ferozmente competido, cambiante e incierto, en donde solo se puede mantener y crecer la organización que comience a “construir el futuro, mejorando el presente”.

Si una empresa o institución no se mueve rápidamente para satisfacer las necesidades actuales de sus clientes, perderá participación de mercado y credibilidad de sus usuarios frente a sus competidores. Pero, al mismo tiempo, si sólo se queda con sus logros presentes, sin imaginar, visualizar y planear hacia donde se va a dirigir en el futuro, muy pronto va terminar como el primer grupo. La realidad es que debe tener un equilibrio entre la continuidad mejorada y la innovación radical.

Aprovechemos entonces algunos elementos que nos darán una cierta dinámica a la búsqueda constante de esas tendencias empresariales:

Estamos frente a una situación de demanda constante y de una valoración profunda con el propósito de ser socialmente responsables desde todos los aspectos de los estratos empresariales y con la idea de lograr una mayor eficiencia en el uso de cada recurso y en los logros de nuestros proyectos.

Existe un modelo de gran utilidad y que es usado en diferentes ámbitos, siendo útil para el proceso de consultoría organizacional, coaching y psicoterapia; una herramienta fundamental que nos ofrece entender los ciclos de vida de cualquier cosa de manera precisa. Este modelo ofrece un potencial ilimitado de beneficios para quien incorpore como recurso el desarrollo humano en ese marco de la Responsabilidad Social Empresaria. Pero este será otro tema muy importante para desarrollar.

Pero hoy nos ocupa, éste modelo que lo desarrollaremos y que lo podemos entender por fases, las cuales se van dando natural y progresivamente en el desarrollo de una empresa u organización, proyecto, diseño de tecnología, relaciones humanas o eventos como pudiera ser un conflicto o negociación.

Brevemente las fases son las siguientes:

Requerimientos:

Es la fase más importante del ciclo si consideramos la vieja frase que dice “lo que bien empieza, bien acaba”. La importancia de saber que es lo que se requiere para un ciclo de vida es fundamental, de manera que la etapa de captura de requerimientos debe de ser completa y clara. Esto implica considerar el ciclo anterior y la visión del que iniciará así como cuestiones culturales o sociales.

Conceptos:

En esta fase, se definen aquello que se sabe sobre el ciclo en cuestión y los requerimientos capturados. Todo aquello que pueda considerar al respecto de lo que operará a lo largo del ciclo, como pueden ser diseños, recursos, estrategias, cálculos, capacidades y demás elementos que definen la naturaleza de lo que se realizará o hasta lo que se piensa de alguien.

Valoraciones:

Cuando los conceptos se han definido, tengo que profundizar en mi conocimiento de lo que emerge evaluando los conceptos y adaptándolos de acuerdo a las valoraciones que surgieron. Esto permite tener una claridad en aquello que estará realizándose al yo contemplar lo que está siendo reflejado sobre mis conceptos.

Desarrollo:

Esta es la fase donde se diseña el prototipo de trabajo u operación. Esta fase además de ofrecernos un modelo inicial para ser operado nos ofrece el conocimiento del contexto en su ciclo de vida ofreciendo así mayor información para proceder a la fase siguiente.

Puesta a punto:

Con la experiencia de las fases anteriores, en este paso del ciclo de vida se realizan los refinamientos y pulido propios del aprendizaje logrado y se asume en esta etapa que el proyecto o producto está listo.

Desde éste modelo es posible hacer un diagnóstico completo a una organización, a una cultura o a nivel individual un diagnóstico preciso en la problemática de una persona. De hecho, en éste modelo se ven reflejados los traumas personales, culturales u organizacionales que endurecen el sano desarrollo del ciclo y en consecuencia la vida de personas y empresas.

Explorar la forma en la que nosotros como líderes nos relacionamos con proyectos, colaboradores, situaciones en el contexto del ciclo de vida nos ofrece la sabiduría y recursos que posiblemente a un nivel inconsciente no hemos integrado, están traumatizados o requieren como el ciclo lo sugiere, de un refinamiento o pulido para servir mejor.

Sabia virtud de conocer el tiempo y quien es consciente del manejo de los ciclos de vida seguramente crecerá en potencial, agilidad y rendimiento para tener los mejores resultados posibles en su vida.

Y vos ¿Tenés claros los requerimientos a todo nivel de tu experiencia?

Si así fuera, ¿Qué es lo que ellos requieren de ti?

Como siempre estoy a su disposición para aclarar cualquier duda.

marketing-profesional

Francisco Rienzo – Administración de Empresas

CLIO CONSULTORA
Estudio dedicado al análisis de emprendimientos, Soluciones Contables, Impositivas y Laborales para las PYMES.
Tel: 4554-3080 /4553-5736
info@clioconsultora.com.ar