AEROGRAFIA Maquetas y dioramas

La historia en tres dimensiones y en miniatura. Por Ignacio Otero.

 20-aerografia1Si tratáramos de buscar una definición a las palabras “maqueta” y “diorama”, sin sondear demasiado en aspectos etimológicos, diríamos que una maqueta es la representación tridimensional de un objeto a escala, entendiendo por escala la relación de tamaño que existe entre el objeto y su original real ó imaginario.

Una maqueta a escala 1/16, significa que cada porción de esa maqueta, representa a la porción del original que es 16 veces más grande.

Entendemos por “diorama”, a la representación de esa maqueta ambientada en una escena que puede, pudo o podrá ser real.

20-aerografia2

Sus orígenes.

A partir del momento en que el hombre comenzó a manejar sus primeras herramientas y a descubrir y aprovechar los elementos que su entorno le brindaba para construirlas, creó ó modificó los existente de forma tal que le sirvieran para brindarle abrigo, refugio y alimentación… supervivencia.

A partir de allí y en sus momentos de ocio, representó ya en sus pinturas rupestres y objetos escultóricos y a modo de “documento” , todo cuanto hacía a su vida cotidiana…. la caza, la familia, la guerra, su religiosidad… etc.

El descubrimiento del fuego y de los metales, serían hitos que han marcado un antes y un después de la historia de la humanidad.

Estos dos descubrimientos y la manipulación de ellos, han hecho que conservemos hasta nuestros días, curiosas miniaturas de animales y figuras humanas que se han perpetuado en el tiempo gracias a las tallas, esculturas en piedra, objetos de alfarería, cerámica, etc….. manufacturados en ámbar, hueso, marfil, terracota, piedra, madera etc.

¿Son éstas la primeras “maquetas” que haya podido construir el hombre para su entretenimiento y perpetuidad en el arte…?

Visto la inmensa cantidad de herramientas y materiales con que hoy contamos para armar nuestras maquetas y dioramas, parecería aquello tan distante de lo que hoy conocemos por “modelismo”.

Sin embargo, desde el punto de vista práctico y estético (teniendo en cuenta las diferentes pautas culturales); ambos resultados varían solo en eso… en los materiales para su construcción y en las herramientas de trabajo.

Las maquetas y los dioramas, no solo “entretienen” a quienes las arman, también tienen a veces sin proponérselo, la función de educar al público que las observa.

Como ejemplo tomaremos las representaciones que se hacen en los museos de ciencias naturales en donde con el acompañamiento de luces y algunas veces hasta sonidos, el espectador puede apreciar a especímenes de la fauna y la flora silvestre en actitudes tales como si estuvieran en su hábitat natural.

Los museos históricos también toman este recurso como una forma de que el espectador entienda mejor un hecho histórico, ambientando a los personajes en batallas ó recintos similares a los de su contemporaneidad. Otro ejemplo de esto y en un nivel “familiar”, son los pesebres navideños de la cultura Cristiano Católica en donde con elementos tales como pasto, maderillas, piedras, etc; tratábamos de escenificar de pequeños el nacimiento del niño Jesús.

20-aerografia-3

Funcionabilidad.

Sabemos que el modelismo, las maquetas y los dioramas, han sido de gran utilidad para ilustres y desconocidos inventores, militares, arquitectos y artistas en general. Esto les permitió visualizar sus ideas y proyectos a escala antes de su ejecución real.

Prácticos como Arquímedes, Leonardo da Vinci, el General Rommel y tantos otros… algunos de esos proyectos han dado a luz en forma de aparatos, máquinas ó estrategias que fueron probadas antes con la construcción de maquetas hechas con madera y metales trabajados en forma artesanal.

Nuevos materiales y herramientas.

A finales del siglo 19, aparece una herramienta que creada en principio para la aplicación de productos medicinales para afecciones de la garganta, cambiará muchos años después la metodología en técnicas de pintura, incursionando entre otras artes y oficios en el hobby de las maquetas y los dioramas: el aerógrafo.

A fines de los años 40, la incursión masiva del material plástico para la industria, hizo más sencilla la construcción de modelos reales a escala, y marcas tales como Airfix ó Adams entre otras, industrializaron y comercializaron para el mercado del hobbysta infinidad de kits a precios razonables, con detalles de prescisión, calcos, pinturas, pegamentos específicos, etc.

Muchas son las técnicas de pintura que utilizan los modelistas a la hora de dar estética y credibilidad a sus modelos. Saben que un acabado final hecho con detalle y fidelidad es más apreciado tanto por el espectador experto como para el neófito. Saber “imitar” efectos, materiales, texturas etc, no solo embellece más al modelo si no y fundamentalmente en el caso de temáticas históricas, “acerca” más al observador al momento, época y situación que se pretendió representar.

Figuras humanas, navíos, carros de combate, edificaciones, suelos, autos, ferrocarriles etc; deberán verse lo más reales posibles si pretendemos representar un momento, un fotograma en tres dimensiones; de un instante en la historia en donde “figuras, naturaleza y mecanismos” se han detenido en el tiempo. Es bien cierto que en el momento de la pintura, las técnicas de pincel fresco, pincel seco, aguadas, difuminados y lavados; manejadas todas de forma experta por los hobbystas satisfacen la mayor de las veces las expectativas puestas en la tarea. Pero no es menos cierto que muchas veces tantas horas de experimentación y trabajo buscando un efecto ó resultado, no terminan con la convincente conformidad del paciente modelista.

El exceso de descarga de pintura del pincel, muchas veces acaba borrando los detalles mas pequeños de la matricería, en las superficies que deberían quedarnos con brillo ó pulidas a espejo, las marcas mecánicas del pincel suelen ser casi inevitables. Los esfumados suaves y degradados, requieren de una técnica suficientemente experimentada y refinada. En fin, los resultados no son los deseados y explicaré el porque de esto desde un punto de vista que creo no se ha tenido en cuenta y es el siguiente: exigimos de los fabricantes de plastimodelos, el máximo de rigor en los detalles. Fidelidad casi rígida y absoluta, sin tener en cuenta que la descarga de pintura que nosotros dejamos con el pincel sobre las superficies. NO RESPETA LA ESCALA. Por consiguiente hay más probabilidadesde que la matricería en sus detalles se pierda en algún porcentaje y el trabajo nos quede con un aspecto desprolijo en algunos sectores y que las zonas que queremos que brillen no queden de tal u otra forma.

La herramienta inpresindible.

El AERÓGRAFO en la pintura de maquetas y dioramas, logra mas fácilmente que la descarga de pintura también se adecue a la escala real con respecto al original, permitiendo en la mayoría de los casos no sólo que no desaparezcan los detalles finos sino que con el dominio de las técnicas en su aplicación se exageren ó al menos se acentúen mas.

Las técnicas aerográficas facilitan en mucho la tarea del pintado, ahorran tiempo de experimentación y trabajo, insumen mucho menos pintura, aceleran notablemente el tiempo de secado de las piezas, logran efectos mas creíbles y el uso de enmascaramientos fijos y móviles a la hora de aerografiar dan una preescisión fidedigna y estética al resultado. Texturas y efectos tales como piedra, granito, cemento, madera, metal pulido ó despulido, barro, indumentaria, goma, asfalto, lodo, agua, humo, roturas, desgaste, óxidos, suciedad, envejecimiento… etc, se logran con técnicas de pintura con aerógrafo de un modo mas sencillo, efectivo y sobre todo real.

Las límpidas y brillantes superficies de un auto deportivo, los desgastes y camuflajes de los vehículos militares, el envejecimiento de las velas de un buque, los golpes, marcas de cadenas y raspaduras de los cascos de un Cliper, la grasa y suciedad de los bogues de un ferrocarril, el hollín de los techos, las salpicaduras de nieve ó barro en las orugas, las luces y las sombras en las indumentarias de las figuras… en fin… todos los efectos que se te ocurran para tu maqueta o diorama, serán mas fidedignos realizados con el aerógrafo.

IGNACIO OTERO
Cursos de aerografía, personalizados y a distancia, editados en CD ó vía Internet
www.miaerografo.com.ar
aerografía@sinectis.com.ar
Teléfono para consultas sobre esta nota:
011 4204-2243