Integración de multiplicidades

Desde esta formulación, nos interesa reflexionar sobre algunos aspectos relacionados al trabajo y a la accesibilidad.

Abriendo un paradigma en donde las diferencias son inherentes a todas las personas y en donde la discapacidad no es una “condición en sí misma”, sino una “condición relacional” entre una persona que tiene limitaciones funcionales y un contexto que no reconoce, excluye y no provee apoyo para el desarrollo de esa persona.

Por ese motivo fundamos nuestro trabajo en el concepto de INTEGRACIÓN, porque para INTEGRAR sería interesante habilitar el mirarnos desde un lugar diferente y en consecuencia posibilitar un cambio.

¿Cómo y por qué se vincula discapacidad con discriminación?

Analizamos las definiciones:

– Real Academia Española, discriminar es “seleccionar excluyendo”

“La discapacidad es el resultado de la interacción entre personas con diferentes niveles de funcionamiento y un entorno que no considera estas diferencias. En otras palabras, personas con limitaciones físicas, sensoriales o mentales son a menudo discapacitadas no por una condición de diagnóstico sino porque se les restringe el acceso a la educación, los mercados laborales y los servicios públicos. Esta exclusión conduce a la pobreza y, como en un círculo vicioso, la pobreza conduce a más discapacidad, porque aumenta la vulnerabilidad de las personas a la desnutrición, a la vivienda indigna y a las condiciones de trabajo”.

Intentamos entender en dónde comienza la discriminación o en dónde comienza la integración? Así llegamos a la educación.

¿Cuál es el panorama actual en la Argentina?

– En la Argentina no hay políticas integracionistas: la misma escuela decide si quiere o no integrar, puesto que no es obligatorio.

– Si bien la integración tiene sus dificultades en el nivel primario, se hace más compleja aún en el nivel medio de enseñanza.

– Aparecen dificultades de articulación inter-rama (ramas de enseñanza que Intervienen).

– Se hace necesario capacitar los recursos humanos de las escuelas comunes.

– Se buscan escuelas privadas, de escaso alumnado y sin idioma, preferentemente escuelas de barrio.

– Se encuentran integraciones fallidas: el niño sólo se integra en el recreo.

– Como la escuela especial se reserva la decisión final, en algunas provincias los niños tienen doble matrícula.

Dificultades que obstaculizan la integración:

– Falta de escuelas comunes que reciban personas con discapacidad.

– Desconocimiento de la discapacidad en las escuelas comunes.

– Falta de proyectos concretos y falta de una normativa clara

– Barreras culturales.

– Falta de conocimiento de las maestras, de los directores y de la comunidad.

– Grupo de clases numerosos, lo que deriva en falta de tiempo para atender al alumno integrado.

¿Por dónde se puede empezar?

– Relevar, adecuar y dinamizar la aplicación de los marcos conceptuales vigentes.

– Supervisar la aplicación del proceso de integración.

– Formación de los profesionales que atienden el área (Concepción de la discapacidad en los educadores)

– Priorizar el rol de la supervisión en instituciones educativas privadas. En donde los supervisores estén capacitados y avocados a colaborar a la construcción de nexos colaboradores entre Estado y Escuela.

– Construir puentes que conecten a los alumnos y a sus padres a través de la información.

– Generar espacios de escucha y de reflexión hacia, puntualmente, la integración, mirándonos como sociedad (como un Todo), recibiéndonos en nuestras diferencias.

– Posibilitar lazos entre ONG, Fundaciones y Escuela que aporten la experiencia y el conocimiento del día a día de las personas con discapacidad.

Numerosas investigaciones permiten afirmar que los alumnos con necesidades educativas especiales integrados a la escuela común obtienen mejores resultados en su aprendizaje que los educados en aulas de educación especial, para asegurarles un futuro laboral mucho más amplio y justo.

Es por eso que desde nuestro rol de counselors Creemos que la problemática en cuanto a la inserción laboral, tiene sus orígenes en la educación. Promover la concientización de todos los actores de la comunidad escolar y favorecer la transformación de las escuelas en escuelas integradoras y no en la fachada que hoy ampara a algunas instituciones como escuelas inclusivas, por tanto, reducir la exclusión de la niñez y adolescencia con discapacidad y promover la igualdad de oportunidades en el sistema educativo común. Por ej. realizar: foros, charlas y actividades vivenciales con padres, docentes, alumnos y directivos de escuelas comunes y especiales, nuestra intención es lograr una genuina integración sostenida en el tiempo.

Mediante la consultoría se puede habilitar una relación de ayuda tanto para el dador de trabajo como para el trabajador que facilite la integración a toda persona que tenga alguna limitación funcional, sea transitoria o permanente, incluso personas que no puedan acceder por motivos socioculturales.

Como counselors, sugerimos contactar con la resonancia de este tema en nosotros, integrar nuestra “discapacidad” y relacionarnos con instituciones dedicadas a la temática para abrirnos con mayor cercanía a la experiencia. Los testimonios y el trabajo en equipo nos darán una aproximación al marco de referencia vivenciado por nuestros consultantes y nos facilitarán explorar nuestras habilidades al respecto. Consideramos de suma importancia el trabajo interdisciplinario.

Nuestras discapacidades intelectuales, pedagógicas, de relación, etc., nos permiten pensar en la integración como un hecho real y factible en el que todos estamos involucrados. Hay quienes hablan de singularidades y hay quienes hablan de un lado o de otro. Proponemos conceptualizarnos como una red vincular a la cual TODOS pertenecemos. Sólo se trata de habilitar una mirada diferente y quizás seguir posibilitando un cambio de paradigma.

Acompañar el proceso de integración para todos los actores: la empresa, los compañeros de trabajo, el trabajador que se inserta y su familia incluyendo a las organizaciones que son en alguno de los casos, el nexo entre la empresa y el trabajador con discapacidad. En cuanto a los talleres protegidos y otras modalidades de accesibilidad laboral previstas específicamente, confiamos en la tendencia actualizante de las instituciones referidas anteriormente haciendo foco con respecto al rol en facilitar la inserción en el ámbito empresarial privado, siguiendo la premisa que nuestro aporte es ajeno al conflicto (aún conociéndolo), en todos los casos nos centraremos en la persona y/o el grupo apuntando a toda su singularidad.

Trabajar en el reconocimiento de la diversidad y las similitudes que se traduce en intentar aprovechar éstas en beneficio de los individuos, las empresas y la sociedad.

– Dedicar algún horario y espacio a la comunicación entre el personal.

– Posibilitar encuentros en los que a través de dinámicas, tanto empleados como empleadores conecten, conozcan y compartan sus propias experiencias. Reflexionar sobre nuestras actitudes xenófobas y racistas y habilitar actitudes contrapuestas como tolerar y aceptar. Poder escucharnos y escuchar a los demás acerca de: ¿Cuáles son nuestras creencias y valores en relación a la diversidad?

– Posibilitar un diálogo, para no sólo los reclamos, sino también para las propuestas, en relación a qué puede hacer la empresa y cada uno, como empleado en relación a la integración. Por ejemplo escribir una tarjeta de bienvenida pensando qué puede sentir una persona que llega a un lugar desconocido que experimenta un sentimiento de ser diferente al resto.

counseling-profesionalAnalía Paint
Counselor (Consultora Psicológica) Contadora Pública (U.B.A)
CLIO CONSULTORA
Estudio dedicado al apoyo organizacional, soluciones a recursos humanos, payrroll, coaching y counseling laboral.
Tel.: 4554-3080/4553-5736