Día de la Tierra

Faber-Castell demuestra compromiso ambiental en las 24 horas de conciencia mundial.

“El Día de la Tierra es la primera celebración ambiental que trasciende las fronteras nacionales, pero conserva todas las integridades geográficas, abarca montañas, océanos y cinturones de tiempo, y aun así reúne a personas de todo el mundo en un solo acuerdo resonante, dedicado a la preservación de la armonía en la naturaleza y sin embargo se basa en los triunfos de la tecnología, la medición del tiempo y la comunicación instantánea a través del espacio.” Margaret Mead.
Desde 1970, el Día de la Tierra ha sido observado en todo el mundo por más de 193 países a través de varios eventos que demuestran el apoyo a la protección del medio ambiente. Como líder en las prácticas ambientales y de sustentabilidad, Faber-Castell demuestra su compromiso con la protección de nuestra Tierra y nuestros recursos naturales en este día tan especial.
Desde principios de la década de 1980, Faber-Castell ha implementado continuamente iniciativas y medidas destinadas a reducir el impacto ecológico de sus operaciones.
El uso sustentable de los recursos naturales es una de las principales prioridades en Faber Castell. Por lo tanto, la producción forestal y de maderas de plantaciones propiedad de la compañía en Prata, en el sudeste de Brasil, juegan un papel fundamental. hace más de tres décadas, se plantaron pinos en el suelo arenoso de la sabana brasileña que alguna vez se había sido utilizada para cultivos agrícolas de rotación corta. Fue un esquema pionero y con los años los bosques han crecido hasta cubrir una superficie total de aproximadamente 10.000 hectáreas. Millones de plántulas y retoños se plantan regularmente para asegurar la regeneración sustentable de los bosques. Un estudio realizado por TÜV Rheinland® en 2012 confirmó que los bosques de Faber-Castell en Prata están ayudando a reducir los gases de efecto invernadero ya que el CO2 almacenado en los árboles excede las emisiones anuales de producción global de la compañía. Cada año, se lleva a cabo la recopilación, el cálculo y el análisis de datos globales de las emisiones de carbono de todos los sitios de producción, que luego es verificado por TÜV confirmando la condición de neutral respecto de las emisiones de carbono.
En 2001, en las plantaciones se lanzaron los programas de biodiversidad Animalis y Arboris con el objetivo de analizar y monitorear la biodiversidad de nuestros bosques. En el ámbito del programa Arboris y de acuerdo con los estrictos requisitos de gestión forestal del FSC, aproximadamente 2.700 hectáreas como hábitat para flora y fauna autóctona; se plantaron 40,000 árboles locales y otros cultivos, incluidas algunas especies en peligro de extinción. En el marco del proyecto Animalis, se registra la biodiversidad local, se controlan las poblaciones y se protegen los hábitats de los animales en colaboración con las universidades locales.